Seamos serios…. aunque duela

Lo necesito, aunque me duela.

Mi LX2 no hace más que darme alegrías desde que la compré, aunque la LX3 corrija sus fallos. A saber: ruido en 400 y 800, amén de reducir la distancia mínima de enfoque en modo macro a la auténticamente realista.

La evolución que he podido realizar en este mundillo con nuevas técnicas, programas y mucha ayuda de mis incondicionales amigos, ha hecho que la cámara ya me esté frenando de nuevo, antes incluso de cumplir un año de vida.

No, no ha sido una mala compra en absoluto. Al revés, ha sido TAN buena, que ha producido una aceleración en mi desarrollo en el mundillo, con lo que “el gran salto” ha de darse este año, aunque realmente ya estoy empezando a tardar.

Es por ello, niños y niñas, que desde esta apartada orilla os anuncio que estoy a un “tris” de dar el gran salto (doloroso) hacia el mundo reflex digital (DSLR).

-<(OoO)>-

Como todo hijo de vecino (de los que se precien), la primera cuestión es el precio, pero la segunda es la que te diferencia: ¿Canon o Nikon?.

Aunque se lea como una pregunta muy común y natural, realmente la estoy enunciando en un tono muy distinto al común de los mortales. La estoy planteando como una boda. Sí, porque a quien escojas, seguramente sea tu mujer por el resto de la vida, al ser ambas marcas incompatibles entre sí y “doler” un huevo las inversiones desde el principio.

Tras multitud de horas, bits transferidos, ruegos y preguntas, interminables hilos de mensajes, etc… he llegado a la conclusión de que en el “umbral de dolor” escogido sólo hay realmente una opciónes responsable: la D90. O lo que es lo mismo: Nikon D300 a un mejor precio. La Canon EOS50D ha sido descartada, poniéndole “peros” incluso los “canonistas”, auténticos radicales fuera de sí, practicando el onanismo comunitario en su foro.

Pero no sólo llegamos a la conclusión del cuerpo, sino a la del objetivo. Por mucho cuerpo que compremos, si no le damos un ojo excelente, poco conseguiremos. Así que el objetivo es primordial. Sumado al hecho de  que soy vago y estoy malacostumbrado por las compactas, preciso un objetivo “todoterreno”, pero un “todo” en “mi terreno”. Esto es, tirando a gran angular, pero sin llegar a ser un ultrazoom, eso sí, de excelentes prestaciones en los tests y buena luminosidad.

Así que el objetivo está tan claro como la marca: Nikon Nikkor AF-S DX 16-85 mm f/3.5-5.6G ED VR con zoom interno (equivalente a 24-127,5 mm).

Que cuál es el umbral del dolor escogido?:  de 1.500 a 2.000 leros.

Si el mi umbral llegara de 2.000 a 3.000, entonces la elección sería la D-700, aunque reconozco que a este nivel, la EOS5D MarkII sí que le presenta muy buena batalla, habiendo hecho mi actual decisión muy difícil 😉

Y es que, ser serio, a veces duele.

Anuncios

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: