DRS en accción: el VMWare se pone verde

Esto de ponerse verde, que nadie me malinterprete, se debe a la “moda” (necesaria o no para un producto concreto) de ser ecológico, bien sea por la vía moral o por la interesada.

La vía moral se basa en el interés por proteger lo poco que nos queda de medioambiente y, como segundo objetivo,  tratar de dar marcha atrás en el casi finalizado proceso de destruccción de nuestro planeta: el punto de no retorno. Esto es, el principio del irremediable fin: la imparable reacción en cadena.

La vía interesada es la más común: reducción de costes de producción o etiquetas de marketing para vender más. A esta la “aceptamos como barco”, pues lleva implícita su ayuda a los fines de la primera vía. Si es que en este tipo de soluciones de conveniencia está el futuro del ser humano, está claro. Somos unos interesados por naturaleza. Yo personalmente “no lo soy”; me declaro tonto del culo y punto.

Tras este speech, pasemos al lado menos freak con otro aporte a la categoría VMWare.

El VMWare, el más avanzado (y caro) de los sistemas de virtualziación, permite consolidar (colocar varias máquinas físicas convertidas a virtuales sobre una sola máquina física) servidores de nuestro centro de datos. Eso ya supone un ahorro de energía (en cuanto a consumo de máquinas y refrigeración y fabricación de hardware), ya que maximiza el aprovechamiento de la máquina física, eliminando los costes residuales de mantener un equipo encendido, aunque no esté haciendo “nada”.

Pero VMWare ha ido más allá y en su VMWare Infraestructure 4 ha agregado otro “protocolo” más a su enorme pila: el Distributed Resource Scheduler (DRS pa los amigos).

Básicamente usa los protocolos inferiores (incluido VMotion) para consolidar máquinas virtuales en el menor número de máquinas físicas, garantizando la capacidad de proceso mínima y sin perder la disponibilidad de los servicios en el proceso de consolidación.

Es decir, que si tenemos 10 nodos (máquinas físicas con ESX instalado que forman una “granja” de VMWare)  con 50 máquinas virtuales repartidas entre ellos dando tiza en horario de oficina, al llegar la noche, vamos a tener 15 nodos “vacíos” de carga de proceso. Podríamos reunir (consolidar) las máquinas virtuales en un menor número de nodos, durmiendo los sobrantes.

Esta tarea la podríamos hacer a mano usando el VMotion. Pero DRS nos lo automatiza. En cuanto detecta que puede consolidar, se pone a ello, realizando el proceso inverso cuando se le pida más “chicha”.

Un vídeo vale más que mil palabras 😉
http://www.youtube.com/watch?v=7CbRS0GGuNc&feature=fvw

Fuentes:

Anuncios

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: